Obesidad y Sobrepeso en México: Causas, Consecuencias y Tratamientos

Actualmente, nos encontramos con una problemática que afecta a nivel mundial, la salud de gran parte de su población, causando millones de muertes al año. La misma está representada por la Obesidad y el SobrepesoEs necesario recalcar que de todos los países, México figura como uno de los principales que presentan este padecimiento. Así lo afirma, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la cual está enfocada en la promoción del bienestar tanto económico, como social de la humanidad.  Ésta Organización ha expuesto que este país, representa a una de las naciones con mayor índice de obesidad y sobrepeso en seres humanos mayores de 15 años, incluso lo sitúa entre los tres primeros países con la mayor tasa de sobrepeso y obesidad.

 

 

Esta problemática ha ido incrementándose a gran escala en toda América Latina y el Caribe, tal como si fuese una epidemia, ubicándose así como uno de los principales problemas de salud pública, y especialmente en México ha tenido un notable impacto, tanto así que, podría decirse que más de la mitad de la población mexicana, tiene problemas de sobrepeso y una tercera parte obesidad. El problema de obesidad y sobrepeso en México es tan marcado, que casi alcanza a Estados Unidos, sabiendo que, éste país es el principal de dicha problemática, siendo  además, uno de los primeros países importadores netos de comida procesada causante en gran medida del problema.

Estos padecimientos prominentes en México, lo posicionan como el segundo país con mayor población obesa y sobrepeso.  Así pues, se encuentra en riesgo la salud de millones de personas, así como también, se ve perturbada en gran medida su seguridad alimentaria y nutricional. En consecuencia, hay una disminución de la calidad de vida, pues tener sobrepeso y peor aún obesidad, llevan consigo otras enfermedades crónicas posteriores que sin duda, restringen la esperanza de vida en México.

 

 Diferencias entre Obesidad y Sobrepeso

Muchas personas piensan que tener sobrepeso y obesidad es lo mismo, pero el sobrepeso es el primer paso para sufrir de obesidad. Pero, antes de profundizar en las diferencias entre la Obesidad y Sobrepeso, es importante tener claro lo que implican ambos de manera general. Tanto el sobrepeso como la obesidad, se refieren a la acumulación anormal o el exceso de grasa en el cuerpo  que, sin duda, puede traer graves consecuencias para la salud. No obstante, el sobrepeso, implica tener un aumento de peso más de lo considerado como “normal”, en relación con la estatura, edad complexión y sexo de una persona.  Por su parte, la obesidad se sitúa en un nivel más alto de gravedad,  pues se convierte en una enfermedad que conlleva consigo el depósito excesivo de grasa corporal que implica un mayor riesgo en cuanto a la salud.

 

 

En palabras más simples, el sobrepeso es exceso de peso, pero la obesidad es exceso de tejido graso.  A partir de lo cual también puede deducirse que, una persona que tiene sobrepeso, no precisamente es obesa; sin embargo, un individuo que tenga obesidad, obligatoriamente padece sobrepeso. Una de las formas de detectar y diferenciar el sobrepeso y la obesidad, es a través del indicador de Índice de Masa Corporal (IMC), el cual a través  de su medición determina la relación entre el peso y la talla de una persona, dando como resultado una cifra para cada condición física. Si una persona tiene sobrepeso, su IMC se encontrará en el rango de 25 a 29.9, mientras que, la obesidad manifiesta un IMC igual o por encima de 30.

Por otra parte, una de las razones que diferencian ambos padecimientos se puede relacionar con su causa. Una persona que tiene sobrepeso se debe a que, por lo general ingiere más calorías de las que necesita su organismo, mientras que un obeso tiene sobrepeso por las mismas causas, pero interfieren otras más serias que agravan el  problema y pueden deberse a otras enfermedades como por ejemplo, las hormonales. Toda población es propensa a sufrir tanto de sobrepeso, como de obesidad. Hay millones de personas con sobrepeso en todo el mundo, pues es considerado un problema global, pero por su parte, hay una menor cantidad de población obesa, como las de Estados Unidos y México. De ahí que, otra diferenciación está dada por esta cantidad de personas que encierra cada padecimiento, pues indiscutiblemente, el sobrepeso afecta a muchas más personas que la obesidad, la cual a su vez, requiere tratamientos más estrictos y a largo plazo.

 

Causas de la Obesidad

En primer lugar cabe destacar que la obesidad tienen múltiples causas, aun así, las principales se deben a la mala alimentación y al sedentarismo. La alimentación inadecuada relacionada con la falta de ejercicio y sedentarismo, supone un desbalance entre la energía consumida y gastada. Es decir, una persona con obesidad, puede deberse al consumo de alimentos hipercalóricos y ultraprocesados, que por nula actividad física, no genera el desecho de dichas calorías. Por el contrario, las acumula en forma de tejido adiposo en su organismo, generando así el exceso de grasa en el cuerpo junto al aumento de peso.

A lo largo del tiempo, con el desarrollo de la industria, hemos visto sobretodo en América Latina, diversos incrementos considerables en cuanto a la producción de alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas, lo que contribuye a acrecentar la problemática de la obesidad, ya que estos alimentos carecen de vitaminas, fibras, minerales y demás nutrientes necesarios para el bienestar del organismo.

 

Pero… ¿a qué se debe el descenso de la actividad física?

Vivimos en una sociedad en la que la mayoría de las formas de trabajo, implican largos períodos de tiempo frente a ordenadores, o dedicados a otras actividades similares netamente sedentarias. Asimismo, la urbanización en aumento, mas el cambio y avance de los medios de traslado, influyen en gran medida en la inactividad corporal. De la misma forma, existen otras causas dadas por el entorno de algunas personas.  En primer lugar, puede deberse a ausencia de sitios cercanos al hogar, aptos para llevar a cabo actividades físicas.  Por otro lado, la poca accesibilidad a alimentos sanos en los supermercados que le rodean y las porciones desbalanceadas de comida servida en algunos restaurantes. Asimismo,  la publicidad de alimentos no saludables que impulsa a las personas a adquirirlos, entre otras causas referidas al ambiente de las personas propensas a padecer la enfermedad.  

 

 

Por último, vale destacar otras opciones que pueden desencadenar el problema, tales como las que se asocian con la genética, metabolismos muy  lentos, trastornos de alimentación y el desorden hormonal por hipotiroidismo, síndrome de Cushing u Ovarios poliquísticos. También, algunos individuos requieren el insumo de ciertos medicamentos para tratar otras condiciones de salud, tal como son los anticonceptivos o antidepresivos que influyen también en el aumento de peso. Cabe destacar que, éstas últimas causas a partir del entorno, influyen en el aumento de peso, pero no precisamente son causas únicas de obesidad, pues también implica al menos tener una alimentación desbalanceada, falta de ejercicios físicos u otras enfermedades adicionales que lleven el sobrepeso a la obesidad.

 

Consecuencias de la Obesidad

La obesidad trae como principal consecuencia el deterioro de la salud en general, con mayor o menor impacto, y por ende, la disminución de la calidad de vida.  La obesidad, lleva consigo el origen de enfermedades crónicas, que conducen a la dependencia de tratamientos por largo periodo de tiempo, e incluso, en algunos casos de por vida. Algunas de estas enfermedades consecuentes están representadas por:

  • Fatiga y dificultades respiratorias.
  • Trastornos musculoesqueléticos, que pueden traer como consecuencia padecimientos degenerativos y discapacidades.
  • Diabetes, a causa del exceso de azúcar en la sangre, y que a su vez, puede desencadenar enfermedades cardiovasculares.
  • Éstas enfermedades cardiovasculares, pueden ocasionar hipertensión y en el peor de los casos accidentes cerebrovasculares.   
  • Mayor tendencia al cáncer en diversos órganos, como: ovario/próstata, mamas, hígado, colon, riñón, entre otros.
  • Daños psicológicos que pueden a su vez, causar baja autoestima, depresión, ansiedad, entre otros.
  • En los peores casos, la muerte.

 

 

Aunque la obesidad en niños, tiene un menor índice, los menores que la padecen, presentan problemas respiratorios, pueden fracturarse fácilmente, tener dificultades cardiovasculares, entre otros problemas que además, afectan psicológicamente a los niños.  Por su parte, a largo plazo, estos pequeños tienen altas probabilidades de continuar con la problemática en edad adulta y de sufrir la muerte a temprana edad. Según la Organización  para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), se estima un diagnóstico desfavorable a futuro, con un incremento de obesidad en el transcurso del tiempo, tanto en México, como en los demás países que la integran.

 

Tratamientos para la Obesidad

Para tratar la obesidad, pueden llevarse a cabo una serie de tratamientos que disminuyan el problema, lo controlen y en el mejor de los casos, lo extingan. Por lo que es importante tener en cuenta una dieta balanceada de manera estricta junto con actividad física constante, así como también, puede recurrirse al uso de medicamentos y tratamientos psicológicos.

Además de estos tratamientos dietéticos, físicos, farmacológicos, y psicológicos, existen los quirúrgicos. Así pues, la Cirugía Bariátrica representa la opción quirúrgica más optada últimamente, por mexicanos obesos que han fracasado con los métodos tradicionales. Pero, no toda la población es candidata a realizarse esta cirugía. Sólo puede llevarse a cabo en personas mayores de 18 años que presenten obesidad por al menos 5 años y con un índice de masa corporal de 40 kg/m2, la cual se conoce como obesidad mórbida. También, es fundamental que el paciente no haya padecido de trastornos digestivos (úlceras o tumores) ni psiquiátricos (bulimia).

 

 

Con esta cirugía logra reducirse el apetito, lo que conlleva a reducir también el volumen del estómago y por tanto, se ingiere menos cantidad de comida, disminuyendo así, el peso de forma acelerada los primeros seis meses posteriores a la cirugía.  Entonces, podría afirmarse que la Cirugía Bariátrica, empleada a través de cualquiera de sus modalidades (bypass gástrico, banda gástrica ajustable o gastrectomía en manga), puede de forma rápida y eficaz, influir en mejorar la calidad de vida, así como contribuir en la eliminación de otras enfermedades asociadas y consecuentes de la obesidad. Tras esta operación debe seguirse un régimen de alimentación sana y realización de ejercicios regularmente, en pro de mantener los resultados positivos y el estilo de vida esperado.

 

Prevención de la Obesidad

Como es de saber, la obesidad es una enfermedad no transmisible y como la mayoría de estas, puede prevenirse. Para ello es fundamental tomar en cuenta tanto el plano individual, como el social o del entorno. De manera individual, las personas obesas deben concientizarse sobre el problema en pro de mejorar su alimentación, la cual debe ser rica en proteínas, frutas y vegetales y por el contrario, disminuida en grasas  y azúcares. Del mismo modo, las personas con obesidad deben tomar la iniciativa de realizar actividades físicas periódicamente para obtener mejores resultados en cuanto al peso. Ahora bien, en el plano social, cabe destacar que para atender esta tendencia viral que ha afectado en gran medida a la población mexicana, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCD), ha planteado métodos en función de reducir la problemática. Inicialmente, implementando estrategias desde los encargados de la producción de alimentos procesados y con altas tasas de azúcar.

Para ello, esta organización ha tomado medidas de prevención de distintas maneras, como lo es la implementación de impuestos más altos a alimentos y bebidas ricas en azúcar, con lo que se busca reducir tanto la distribución como el consumo de los mismos.  En otras palabras, los alimentos potencialmente no saludables tienen un mayor precio en el mercado, con el fin de que su adquisición reduzca en comparación con los productos que sí contribuyen a una buena alimentación. Del mismo modo, se ha hecho seguimiento a las etiquetas con la tabla nutricional en los empaques de alimentos, a fin de informar los ingredientes, perfil nutricional y límites de consumo de calorías, entre otros datos de interés asociados. También se ha implementado esta información calórica, en el menú de algunos restaurantes.

 

 

Hay que mencionar, además, las campañas creadas en pro de impulsar el consumo de alimentos sanos, como las frutas y verduras en primer lugar y preferiblemente sin pelar y crudos, para la entrada en el organismo de una mayor cantidad de nutrientes. Por último cabe destacar, el ajuste que se ha llevado a cabo con respecto a la promoción por medio de los medios de comunicación, a la que tiene acceso la población de niños y que impulsan el consumo de alimentos que realmente no contribuyen a una alimentación sana y balanceada. Para ello se estableció un horario entre semana y en un período de tiempo prolongado los fines de semana en los que se restringen estas publicidades para limitar el acceso de los niños a estas propagandas de comida no saludable.

Estas son algunas medidas que ha tomado la Organización para disminuir la obesidad en México y que funcionan en otros países. No obstante, para reducir ampliamente la problemática, es imprescindible atacar todas las causas de la obesidad y sobrepeso, así como reducir las deficiencias de salud en el país. Sin dejar a un lado el papel que tiene el gobierno del estado y las distintas organizaciones, las asociaciones, el mercado productor y por supuesto la ciudadanía  en general, para tomar las medidas necesarias en pro de prevenir, controlar y disminuir esta problemática representada por el sobrepeso y la obesidad.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+